Ricardo Escudero, fundador de Peluquería Ricciarelli: Más de 30 años trabajando con la belleza

De una pared se asoma una foto de gran formato de algún rincón de Italia y desde el patio llega el sonido relajante de una fuente de agua que se entremezcla con un disco de Adele. Estamos en la Peluquería Ricciarelli, en la comuna de Las Condes, en la que es la casa y centro de operaciones de Ricardo Escudero Lee (59), estilista, modisto y artista, quien lleva más de 30 años en el mundo de los cortes, las tinturas y los peinados.

peluqueriaricciarelli-amosantiago-3

Conocerlo es adentrarse en un mundo de belleza. Su toque particular se deja ver en todo el salón, desde el sobrio letrero en la puerta de entrada y la decoración de la terraza que sirve de ambiente de dispersión, hasta los productos de primer nivel y los consejos que te da para hacerte un cambio de look. Y es que según dice, uno de sus diferenciales es la asesoría de imagen -ideal ahora que estamos cambiando de año- y la recuperación de los cabellos que han sido maltratados por decoloraciones o tratamientos agresivos. “Muchas clientas llegan acá con una expectativa alta y nos toman como salvavidas, llegan de otras peluquerías en donde le han dejado la escoba, buscan que le salvemos el cabello, lo que hacemos usando tratamientos de olaplex, masajes de botox capilar y ampollas con vitaminas”, nos cuenta Ricardo.

peluqueriaricciarelli-amosantiago-6

Este multifacético peluquero, reconoce ser muy “de piel”, sentimental, “temperamental como artista que soy, pero sé llegar a la gente, que termina queriéndome o amándome, una de las dos cosas. Hay que saber llegar a las mujeres, conquistarles”. Algo que queda demostrado con su trayectoria y clientas, que tienen entre 18 y 70 años, y en donde el denominador común es hacerlas sentir acogidas y hermosas.

Trato recurrente en el ambiente pero que en su caso viene a manifestarse con la fuerza de su experiencia y sus vínculos con el arte. Entre los 7 y los 18 años estudió ballet, bailando en el Municipal durante siete años, y luego otros cinco se dedicó a cantar ópera. Fue ahí en donde conoció a uno de sus mejores amigos, Patricio, quien le dio el nombre Ricciarelli a la quería su peluquería, una abreviación de sus nombres y apellido y que viene también a hacer un homenaje a la soprano italiana Katia Ricciarelli y a los bombones del mismo nombre.

peluqueriaricciarelli-amosantiago

Tras su paso por el escenario de calle Agustinas, Ricardo siguió la inquietud que tuvo desde niño y estudió para ser peluquero, lo que perfeccionó primero en Buenos Aires y luego, durante una década, en el que fuera en los ochenta “el mejor salón de belleza de Santiago: Vogue”. Aquí recuerda haber atendido a varias personalidades de le época, como la actriz estadounidense Pamela Sue Martin quien trabajó en la famosa serie Dinastía junto a Joan Collins y a la reina de Chile, Cecilia Bolocco, justo en el momento en que se convirtió en Miss Universo. “Fue súper ella, es lo más encantadora que hay”.

peluqueriaricciarelli-amosantiago-8

Ya en 1995, se instala de forma independiente en un local a la salida de Metro El Golf donde estuvo por casi 20 años y cuando le pidieron el lugar,  porque iban a demoler el edificio, decidió traer la peluquería a la que es también su casa.

Ahí, junto a su socio y amigo, el ingeniero Juan Carlos Aguilera, se ha hecho un nombre, “en un camino largo, que por momentos no ha sido fácil, porque en este rubro hay mucha envidia” y que lo ha llevado a ser reconocido y recomendado por su clientela, que también incluye hombres estilosos y exigentes.

“Disfruto lo que hago porque creo que le estoy aportando algo a la mujer, a su autoestima, que si llegó deprimida se va feliz. Aunque hay cosas difíciles… a una clienta que le dio un cáncer súper agresivo tuve que cortarle su pelo, pelarla y estar con la mejor cara y decirle estás hermosa, decirle vas a salir adelante y después que ella se fue, yo terminé llorando”.

Relación que se vuelve importante para muchas mujeres, espacio de confianza en donde tienen un momento exclusivamente para ellas a través de una atención completamente personalizada,“en esto nunca se termina de aprender, siempre te tienes que estar actualizando, te pilla la moda, año a año va cambiando el color, las técnicas. Es entretenido porque siempre tienes que estar estudiando, más cuando tienes un prestigio y una historia dentro de la peluquería y trabajar mucho la parte sicológica con la clienta”.

Aprendizajes que también toma de sus continuos viajes a Europa y de la experiencia que le dejó vivir dos años en Italia, en donde tuvo contacto con los más grandes de la moda. “En Milán trabajé haciendo moños y retocando el maquillaje de las modelos de las pasarelas, conocí a Armani, a Domenico Dolce y Stefano Gabbana, Franco Moschino, Dontella Versace, Jean Paul Gaultier… conocí a los máximos de la moda, pero estaban al lado mío no más, yo era uno de los veinte estilistas, y eso fue por esas casualidades de la vida”, recuerda Ricardo.

peluqueriaricciarelli-amosantiago-2

Y algo de esa sofisticación, de ese toque de la toscana y mujeres bebiendo espumante en batas blancas, es lo que ha querido impregnar en la última remodelación de su peluquería, en una mezcla de belleza, glamour y en donde te sientes absolutamente la más linda de todas.


Lo que te puedes hacer en Ricciarelli

El producto estrella de la peluquería es el famoso Olaplex un “producto que investigué mucho y que reestructura el cabello en un 100%, ideal para aplicarlo junto con el decolorante”.

En Ricciarelli, en donde la especialidad es la asesoría de imagen y cambios de look de acuerdo a tu fisonomía, te puedes hacer: lavado + secado ($11.900), corte hombre ($16.900), corte mujer ($27.500), peinados (desde $29.900), tigereye/bronde/balayage/californianas ($60.000), adición olaplex ($21.900) o las alternativas de packs con asesoría de imagen, corte, lavado y peinado ($32.000) o tigereye/bronde/balayage/californianas + corte + lavado + peinado ($89.000).

peluqueriaricciarelli-amosantiago-7 peluqueriaricciarelli-amosantiago-4 peluqueriaricciarelli-amosantiago-12

Autor de la publicación

Deja un comentario