Recorriendo los Potreros de la Muerte: Ruta Barrio Huemul Matadero Franklin

*Fotos y textos por Sebastián Pérez

Metro Franklin, diez de la mañana. Somos un grupo de aproximadamente 30 personas que, de manera atenta, esperamos dar inicio a este camino que nos llevará a conocer la historia y el patrimonio material e inmaterial de uno de los lugares más icónicos del Santiago Antiguo.

Cómo nos comenta el guía, el recorrido que haremos, será por un lugar que antiguamente se denominó como “La Ruta los Potreros de la Muerte”, debido a su inseguridad y suciedad, nombrada popularmente por la gente de la época como “una inmensa cloaca”.

La primera parada del tour patrimonial por los barrios Huemul y Matadero-Franklin, es el edificio de la “Ex Gota de Leche”, lugar histórico donde se recibía a bebés y a sus madres para combatir la mortalidad infantil (en el lugar existían nodrizas que amamantaban a los bebés). El trayecto sigue a la contigua Parroquia Santa Lucrecia, inaugurada el 23 de noviembre de 1927 y perteneciente al Barrio Huemul. Diseñada por el arquitecto Ricardo Larraín Bravo, nace según nos cuentan, como un proyecto de la Caja de Crédito Hipotecario ubicado entre las calles Franklin, Placer, Huemul y Lord Cochrane.

Seguimos luego por la Plaza Huemul y la ex Caja de Ahorro. La Población Huemul fue inaugurada por el Presidente Ramón Barros Luco el 15 de septiembre de 1911 y pensada como un barrio modelo que contó con colegios, biblioteca, viviendas y el mítico Teatro homónimo. Construido entre 1914 y 1917 para la celebración del Centenario de la República, tiene entre sus historias la grabación de parte de la Franja del NO para el plebiscito de 1988, además de escenas de  la película NO de Pablo Larraín  y Coronación de Silvio Caiozzi.

A un costado del Teatro, Monumento Histórico desde marzo de 2016, pudimos conocer la ex biblioteca y la casa en donde  la poetisa Gabriela Mistral vivió en el año 1922. Residencia que posteriormente fue puesta en venta por la firma de un joven abogado de la época, Eduardo Frei Montalva, futuro Presidente de Chile.

La ruta nos llevó luego a conocer la Población Huemul II y III, inauguradas en 1943. Ambas  contaron con importantes avances de comodidad para la época, como calefacción central, canchas de fútbol y piscina para todos los vecinos de los edificios. Los departamentos tenían distintos metrajes, siento el más grande el tipo “Duplex” destinado para las familias más numerosas.

Frente del condominio Población Huemul III pudimos visitar la Plaza Claudio Matte y Escuela Hermanos Matte. Dicha escuela fue inaugurada en 1935 por Claudio Matte Pérez, quién  guiado por el pensamiento: “Una buena escuela transforma un barrio”, hizo construir el edificio en el barrio Matadero y la llamó “Hermanos Matte”, en memoria de sus tres hijos fallecidos.

Al terminar la visita por el Barrio Huemul, nuestra siguiente parada se trasladó a otro de los hitos importantes del barrio: hablamos del ex Matadero. Este lugar histórico fue fundado en 1847 y en él se faenaban animales para abastecer a la población de carnes, grasas y cueros. Actualmente sigue abierto pero como mercado. De hecho este domingo, los amables locatarios nos compartieron una degustación de sopaipillas, vino navegado y delicioso pebre.

Ya llegando al final de nuestro recorrido, pudimos visitar el Mercado Persa, específicamente estuvimos en el icónico Galpón Víctor Manuel donde conocimos el Mercado de Antigüedades, La Pica del Grabado y el taller del pintor Mono González , uno de los fundadores de la Brigada Ramona Parra,  grupo de muralistas que debe su nombre  a una joven militante del Partido Comunista asesinada el 28 de enero de 1946. Aquí tuvimos la oportunidad de conocer el Mural “Mi barrio. Mi familia”, donde además se realizó una charla sobre todo el recorrido que terminó con  música en vivo, empanadas y terremotos en compañía de la junta de vecinos Adelanto y Progreso.

El rescate patrimonial es una tarea de todos, somos los responsables de conservarlo y así mantener la memoria viva. Un país sin historia, un país sin patrimonio ni memoria es un país sin identidad, un país acéfalo, es por eso que es tan importante conocer nuestra historia, conocer y compartir de dónde venimos, para así saber bien hacia donde vamos.

 

Autor de la publicación

Deja un comentario