La historia detrás de la Semillería más antigua de Santiago

Una historia como pocas es  la que esconde la Semillería Zagal, el local de simientes, almácigos y hortalizas más antiguo en su tipo en todo Santiago, que partió a principios de los cincuenta de la mano de Héctor Zagal von Bennwitz y su mujer Blanca Espinoza.

El, un descendiente alemán de Angol y ella proveniente de Concepción. De su tiempo juntos sólo quedan algunas fotografías y los recuerdos de Javiera González (57), la actual dueña del negocio y quien fue para ellos como la hija que nunca tuvieron.

semilleria3

Todo parte en 1954 cuando el matrimonio instala en calle Puente un local para vender semillas y alimento para aves. Así, encontraban la fórmula perfecta para unir sus pasiones por animales y plantas. Su clientela en aquel entonces eran damas de alta sociedad que tenían parcelas en las afueras o huertos en los patios interiores de sus propias casas. “También venían hartas señoras a ver a don  Héctor porque era muy buen mozo” recuerda Javiera quien estuvo cerca de ellos desde los seis años. Ella, que también es una apasionada por los animales, conoció a “su segunda madre” en sus paseos por calle Bandera, cuando junto a una vecina recolectaban comida para los perros de la Protectora. “Ella nos entregaba dos viandas enteras de comida cocinada especialmente para los perritos”, cuenta.

Fue tanta la conexión, que prontamente la señora Blanca se llevó a Javiera a vivir con ella y a la madre de esta como empleada de la casa.

semilla5

El entorno de Javiera aterrizaba en el mundo glamoroso de los Zagal-Espinoza que vivían cómodamente en un hermoso departamento que aún subsiste en la esquina de Rosas con Bandera. Cuatro mozos, una peluquera del Hotel Carrera,  un cocinero y una modista eran parte del personal que atendía a esta pareja que lo tenía todo, menos la posibilidad de tener hijos.

“Ibamos a comer al Chez Henri, a darle pan a las palomas, salíamos al cine y a la casa quinta que tenían en Gran Avenida llena de patos, gallinas y gansos y muchos árboles frutales. Ella fue como una segunda madre para mí” recuerda Javiera quien vivió con los Zagal hasta los 14.

semilleria1

En 1971, año en que enviudaron patrona y empleada,  la hermana mayor de Javiera se une al clan femenino y juntas siguen disfrutando de paseos y espectáculos de la época, como los de zarzuela en el Teatro Teletón.
“Era una persona única, si no la hubiera conocido no estaríamos donde estamos, todo lo que tenemos y lo que estudiamos fue gracias a ella” asegura Javiera, quien dice que la infancia fue difícil para el resto de sus cinco hermanos que les tocó vivir un tiempo con su padre alcohólico.

“Ella fue como un angelito” cuenta al recordarla con cariño. De hecho, junto con el negocio de la Semillería, Blanca Espinoza también le deja un departamento y algo de dinero.

Javiera tiene hoy cuatro hijos y cinco nietos. Trabaja feliz junto a su marido en el local que hace año y medio se trasladó a calle Diagonal Cervantes.

Muchos de los asiduos compradores son ya la tercera generación de los primeros clientes, a los que se suma público joven que ha optado por vivir en el centro y disfrutar en sus balcones y cocinas de almácigos con romero, albahaca, tomate cherry y perejil. “No es la misma cantidad de clientes de hace 30 años, cuando hasta se hacía cola antes de que abriéramos, pero la gente sigue viniendo igual porque me dicen que es la única parte en donde compran plantas que no se mueren, porque acá decimos cómo cuidarlas”, remata sonriente.

semilla3

semilla4

Autor de la publicación

There are 9 Comments

  1. Publicado por Alice

    Me encanta esta semillería, y la de calle Bandera…. me impresiona que se mantengan en el centro… no puedo dejar de entrar y mirarlas cada vez que paso por allí, este lunes estuve y vi una maravillosas matas de "pata de vaca"… que sueño con ir a buscar! (ya me había gastado el presupuesto en hilo cuando pasé….La historia que cuentas es preciosa, al igual que don Héctor , yo también soy de Angol…. así es que la conexión con su legado es ahora especial para mi, supera el amor por las plantas y semillas…

  2. Publicado por amosantiago

    Ehh qué bueno. Sí, las semillerías son muy entretenidas, además que tienen un ritmo ajeno, paradisíaco a veces en el ajetreo del centro.

  3. Publicado por Rosailyn Barraza

    Conozco la semillería Zagal desde muy pequeña (4 años) con mi abuela Cora Goldberg íbamos a comprar semanalmente todas las plantas, pasto, semillas, y en general todo el jardín de mi abuelita, qué recuerdos, cuando tuve mi casa propia también acudí a su local a comprar mi propias semillas y almácigos y hasta ahora sigo haciéndolo, confío plenamente en sus consejos de jardinería, felicidades para ellos,

  4. Publicado por Claudia

    Me emocioné con la historia, amo las plantas y quisiera que me den la dirección exacta para ir a visitarla. Soy de Viña del Mar y cerca mío hay solo de las cadenas de grandes tiendas. Un saludo cariñoso para todos 🙂

  5. Publicado por Viktor

    De Venezuela
    Esta todavia en operaciones
    Me interesaria comunic arme con ellos. Es posible conocer su email o celular u otro medio de comunicacion?

  6. Publicado por AmoSantiago

    Hola! La semillería Zagal está en Diagonal Cervantes N°714, cerca de la Plaza de Armas. Atiende de lunes a viernes de 10 a 20 horas y los sábados hasta las 14.30 horas. El teléfono es el 2632 3448.

  7. Publicado por Barrio Esmeralda

    La Semilleria Zagal se cambio a Barrio Esmeralda. Pueden visitarla en calle Diagonal Cervantes con Esmeralda.
    Saludos

  8. Publicado por Paola

    Me encanta esta semilleria, paso cada jueves por ahi, no puede dejar de comprar siempre hay plantitas para llevar y ademas baratas
    ojala perdure por el tiempo.

  9. Publicado por Francisco

    Hola quiero saber si este local tiene alguna página o facebook

Deja un comentario