Felipe Zegers, director de Hecho en Casa: “Ocupamos la calle, porque la calle es de todos”

Domingo en la noche. Vivimos las últimas horas de la cuarta versión de Hecho en Casa y bajo las mallas de pescar iluminadas de Janet Echelman, frente al Museo Nacional de Bellas Artes, nos encontramos con Felipe Zegers, director-editor del festival de intervenciones urbanas que este año trajo cinco instalaciones de connotados artistas extranjeros. Además de la instalación lumínica de la autora norteamericana, Santiago fue testigo estos días de los huevos fritos gigantes de Henk Hofstra en Plaza Italia; del hombre de cajas de Cornelius Brown Collective a un costado de Torre Entel; del mural de Millo en un edificio de Agustinas con Mac-Iver y de la pintura 3D con la que Edgar Müller nos transportó a un acantilado en pleno Paseo Bulnes. “Ha sido una semana intensa y divertidísima” nos dice Felipe con una sonrisa de lado a lado cuando nos sentamos a conversar. Y es que tiene razones para estar feliz. Miles de personas interactuaron con las obras del festival que precisamente busca tomarse el espacio público a través del arte. Ha sido un largo camino que inició en la universidad cuando estudiaba publicidad. Cuestionándose el poder que tienen los medios, las millonarias pautas de las marcas “para meterse en la cabeza de las personas” y el discurso de la masa igual “ganado comprador”, quiso ocupar los códigos comunicacionales para traspasar motivaciones, entregar un mensaje diferente y lúdico. Lo primero que hizo fue intervenir los carteles de la toma de ramos, “pequeñas bromas con ramos inventados”. Luego la cosa se puso más seria cuando con unos amigos idearon el Grupo Grifo que sigue vigente,  que es medio anónimo y que su primera gran intervención fue hace 12 años cuando en una madrugada de domingo y con un equipo de 50 personas pegaron cuatro mil stickers en las señaléticas de los discos PARE, agregando un “por favor”. A esto se sumó luego lo que hicieron al cambiar los mensajes de los paneles informativos de las autopistas con frases del tipo “no creo en marca, ni color, amo a todos los autos” o “siempre viaje con alegría pasajera”. Después vino una invitación de Ecuador para activar a un grupo de vecinos que no se conocía en los barrios de Quito y ya de regreso, junto a Payo Söchting dijeron trabajemos con intervención urbana, arte público y performances más comunitarias donde la gente se involucre.  ¿Por qué Hecho en Casa? Porque la ciudad es nuestra casa y creemos que lo entretenido de traer estos artistas, sean de afuera, nacionales o por medio de un concurso, es traerlos a la ciudad que es nuestra casa, es como traerlos al living, para que puedas ir a visitarlo.  ¿Cómo evalúas esta cuarta versión a diferencia de las demás? Las cuatro versiones han sido en épocas distintas, han durado días distintos, intentamos que cada festival tenga un concepto. Así el primero que trabajamos en el barrio Lastarria, cercano al GAM, tuvimos más de 20 artistas; luego con la segunda, como trabajamos con el gobierno regional, se … Sigue leyendo Felipe Zegers, director de Hecho en Casa: “Ocupamos la calle, porque la calle es de todos”